Está más de moda que nunca pero, ¿sabemos realmente qué es el ‘Fondant’, para qué se utiliza, qué sabor tiene y las posibilidades que nos ofrece? Para evitar malos entendidos y conocer a fondo el mundo del Fondant, desde My Karamelli hemos pensado redactar este post y sacaros de dudas. Una vez tengamos todas las dudas despejadas, os mostraré en otro artículo cómo utilizarlo para cubrir tartas y esos trucos que nunca fallan 😉

El  Fondant es una pasta suave y maleable que se utiliza para decorar y cubrir tartas, cupcakes, pasteles, galletas etc también se utiliza para modelar figuras de azúcar. Aquí usamos generalmente el término ‘fondant’ también podéis encontraros en libros, blogs, etc. con otros términos que significan lo mismo pero que, si estáis empezando, os pueden confundir. Resumiendo: pasta americana, pasta laminada, fondant extendido, sugarpaste, pasta de azúcar, pasta para cubrir tortas y fondant son lo mismo 😉

Fondant

Fondant

 

Su apariencia es como una plastilina con la que jugábamos en el cole (¡que tiempos aquellos! Y su manejo es igual: coge un trozo, amásalo, dale forma, estira…¡Todo vale! El límite lo pone tu imaginación 😉 Puedes teñirlo con colorantes alimentarios (en pasta o en gel), también puedes puedes mezclar fondant de distinto color entre si para obtener distintas tonalidades.

 

Cubrir tarta fondant

Cubrir tarta fondant

 

El Fondant lo podemos hacer ‘casero’ con agua, icing sugar, gelatina, glicerina y glucosa. Pero resulta mucho más económico y menos engorroso comprarlo hecho ¡por no hablar del tiempo que nos ahorramos! 😉 Los ingredientes que necesitamos para hacer fondant casero no son de los que tenemos siempre en la nevera y el proceso de elaboración es un tanto costoso.

Si te decides a cómpralo ya hecho AQUÍ tienes muchas marcas entre las que elegir. Y, además, en My Karamelli todas nuestras marcas de fondant son sin gluten. 

 Con el fondant que vendemos ya preparado es muy fácil cubrir tartas, cupcakes, etc. con opciones mil de colores y formas. Además, también podemos realizar figuras que adornen nuestras creaciones reposteras.

Aunque si prefieres hacer tu propio fondant casero puedes ver el paso a paso para hacerlo en este post >>> Cómo hacer fondant casero paso a paso

Pero, ¿cómo se trabaja?

Una vez tenemos claro que colores necesitamos, sacamos la pasta de su paquete, la amasamos para que coja elasticidad  y la estiramos con un rodillo al ser posible  sobre una superficie antiadherente y con un rodillo también antiadherente  ( si utilizas uno de madera se puede pegar el fondant y si tiene alguna imperfección lo marcará)

Si quieres que al estirar el fondant quede todo niveladito y del mismo grosor la varillas niveladoras y los anillos de altura para rodillos (antes de comprar los anillos asegúrate de que sean aptos para al diámetro de tu rodillo) son una opción estupenda.

Un vez estirado ya sólo queda colocarlo sobre nuestra tarta. Pero ¡ojo!: antes de colocar el fondant sobre el pastel, éste tiene que estar cubierto de ganache, buttercream, chocolate o similar para conseguir que la pasta se ‘pegue’ al bizcocho.

¡Precauciones!

El Fondant es duradero pero siempre que tengamos en cuenta una serie de indicaciones:

– No dejar nunca al aire libre la pasta ya que se seca, se cuartea y ya no sirve. Para conservarlo envuélvelo en papel film transparente (si antes le das una capa de manteca vegetal mejor)  pero ¡cuidado! Esto no basta, ya que el papel film es poroso y se secaría igual, mételo en una bolsa con cierre zip y luego en un recipiente con cierre hermético, así lo podréis conservar hasta la fecha que os marca el envase.

– Si aun habiendo tomado precauciones notas el fondant reseco y como resquebrajado  le puedes añadir un poquito de pegamento comestible, el cmc le dará elasticidad y el agua lo hidratará. Puedes comprar el pegamento ya hecho o hacerlo ¡Es súper sencillo!

El pegamento comestible también te servirá para pegar piezas de fondant entre si. Te dejo una vídeo receta para que veas cómo hacer pegamento casero >>> Cómo hacer pegamento comestible casero paso a paso

– Si lo notas que el fondant se ha endurecido, mételo unos segundos (entre 5 y 8) en el microondas para que se reblandezca y amásalo con las manos para devolverle la elasticidad. Ten mucho cuidad de no calentarlo en exceso o lo podrías quemar y echar a perder.

– Si por el contrario notas que de amasar en exceso o del calor de las manos el fondant se ha ablandado demasiado añade icing sugar.

–  Al amasar y extender es recomendable hacerlo en una superficie totalmente lisa y antiadherente. Aún así puede ser necesario espolvorear un poco de icing sugar y/o maicena sobre el rodillo y la superficie de trabajo. Para climas normales mezcla a partes iguales icing sugar y maicena, para climas muy húmeros sólo maicena. La bolsita para espolvorear te ayudará a dosificar la cantidad  (recuerda no espolvorear demasiada cantidad para evitar que el fondant pierda elasticidad y no se reseque). También puedes aplicar manteca vegetal sobre la superficie o un pulverizar un poco de spray desmoldante.

Son tantas las opciones que nos da el Fondant que lo mejor es que te pongas manos a la obra ¡Seguro que te enganchas!

 

Si te ha gustado este post ¡compártelo! así lo disfrutará más gente.

Nos vemos en My Karamelli, en Facebook, en Twitter, en Pinterest e Instagram,

Un abrazo,

Mayte