Volvemos a encontrarnos en ese punto en que la idea de encender nuestro querido horno puede hacer que nos lo pensemos dos veces antes de ponernos a preparar uno de esos deliciosos postres que siempre apetecen. Así que os traigo hoy una solución perfecta para disfrutar al máximo sin acalorarnos ni una pizca: un parfait de cerezas helado que prácticamente habla por sí mismo.

 

Porque ¿qué mejor combinación que una buena ración de fruta de temporada y el mejor aliado del verano, un cremoso helado lleno de sorprendentes texturas y sabor? Su preparación es realmente sencilla, pero el resultado no podría ser más vistoso y apetecible, ¿no creéis?

 

RECETA DE PARFAIT DE CEREZAS

 

Ingredientes (para 10-12 personas)

 

500 g de cerezas frescas (más algunas cerezas extra para decorar)

2 cucharadas (40 g) de azúcar invertido (o miel suave, según preferencia personal)

Ralladura y zumo de ½ limón mediano

400 ml de nata líquida para montar (mín. 35% MG), bien fría

3 cucharadas (20 g aprox.) de azúcar glas (icing sugar)

50 g de chips de chocolate blanco

90 g de muesli de tu elección (yo he usado una variedad de muesli con chocolate)

2 cucharadas (40 g) de miel suave

 

Elaboración del Parfait de Cerezas:

 

  • Humedecemos con agua ligeramente el interior del molde rectangular y lo recubrimos con suficiente film transparente como para que sobren unos 5 cm por cada lado, asegurándonos de que queda bien pegado y ajustado (especialmente en los rincones). Reservamos.

 

  • A continuación, lavamos, deshuesamos las cerezas y las dividimos en dos partes iguales.

 

  • Seguidamente, trituramos la mitad de las cerezas (reservamos la otra mitad de cerezas enteras y deshuesadas para más adelante) junto con la ralladura y el zumo de limón y el azúcar invertido (o la miel) hasta conseguir un puré más o menos homogéneo. Reservamos.

 

  • En un cuenco amplio aparte, montamos la nata líquida con unas varillas (eléctricas si es posible para mayor comodidad)*. Empezaremos a velocidad media-baja para evitar salpicaduras e iremos incrementándola hasta llegar a velocidad alta conforme vaya cogiendo cuerpo. En cuanto la nata empiece a montarse, y sin dejar de batir, iremos añadiendo el azúcar glas de manera gradual hasta conseguir una consistencia más firme. Dejaremos de batir cuando alcancemos una consistencia que mantenga su forma al levantar las varillas. Es muy importante no batir la nata en exceso más allá de la consistencia correcta, pues de lo contrario se cortaría y tendríamos que descartarla y volver a empezar con una nueva medida de nata líquida (siempre muy fría).

 

  • Una vez montada la nata, la dividimos también en dos partes iguales y mezclamos una de las mitades con el puré de cerezas que teníamos reservado con ayuda de una espátula de silicona, empleando el mínimo de movimientos, suaves y envolventes, para no perder el volumen conseguido hasta alcanzar un color más o menos homogéneo**. Vertemos entonces la mezcla en el molde, procurando no manchar en exceso los laterales y asegurándonos de que queda bien asentada en la base (si fuera necesario, podemos dar unos pequeños golpecitos contra una superficie lisa), y alisamos la superficie de la que será primera capa de nuestro parfait de ceras con una pequeña espátula angulada.

 

  • Combinamos ahora la otra mitad de la nata montada con las cerezas enteras y deshuesadas que habíamos apartado y los chips de chocolate blanco, de nuevo con la ayuda de una espátula y empleando siempre movimientos suaves y envolventes hasta que quede todo bien repartido. Vertemos entonces la nueva mezcla en el molde sobre la capa anterior con cuidado de que no se mezclen y también alisamos la superficie.

 

  • Seguidamente, cubrimos bien con el film transparente sobrante e introducimos en el congelador durante 2 horas.

 

  • Mientras tanto, en un cuenco mediano combinamos el muesli y la miel hasta que el primero quede bien impregnado. Reservamos.

 

  • Pasadas esas 2 primeras horas retiramos el molde del congelador y repartimos bien la mezcla de muesli y miel sobre toda la capa superior ya endurecida. Cubrimos de nuevo con el film transparente y devolvemos al congelador durante al menos 8 horas más antes de consumir.

 

  • Retiraremos del congelador unos 20-25 minutos antes de servir y mantenemos en el frigorífico, así se ablandará ligeramente pero no llegará a derretirse. Para desmoldar nuestro parfait de cerezas sin dificultad, podemos sumergir la base del molde (hasta la mitad más o menos) en agua caliente durante unos 5-10 segundos.

 

  • Servimos decorado con unas cuantas cerezas enteras.

 

Notas:

* Para montar la nata sin problemas es muy importante respetar la cantidad de materia grasa (MG) indicada; por debajo del 35% es muy difícil conseguir una buena consistencia. Para facilitar las cosas es imprescindible trabajar con la nata lo más fría posible. Si además tenemos en cuenta la previsión de introducir también en el frigorífico tanto el cuenco como las varillas que vayamos a utilizar antes de empezar con nuestro parfait, la nata se montará mucho mejor y más rápido.

** Podemos optar por un color totalmente homogéneo o bien podemos mezclar mínimamente la nata montada y el puré de cerezas para conseguir un efecto marmolado. Tú eliges.

 

¿Podrás soportar la espera hasta que se enfríe? Puede que ésa sea la parte más complicada de este rico postre veraniego…

 

Un abrazo,

Rosa

Resumen
recipe image
Receta
Parfait helado de cerezas
Publicado en
Valoraciones
51star1star1star1star1star Based on 3 Review(s)