Si viviste esa infancia en la que empezar una merienda con una Pantera Rosa en la mano era toda una fiesta, entonces dudo que necesites más presentación para la receta de hoy. Si a lo máximo que te recuerda la referencia es al inolvidable y carismático personaje de los años 60, estás de enhorabuena porque nunca es tarde para descubrir el sabor de la felicidad con tan poco.

En cualquier caso, ya sea por nostalgia o por curiosidad, ahora ya puedes recrear en casa el pastelito Pantera Rosa… ese pequeño bizcochito, tierno y suave, con su delicado y cremoso relleno y su ligeramente crujiente e inconfundible cobertura rosa. Todo un icono de una generación.

Confieso que de niña el pastelito Pantera Rosa no era realmente el primero de mis dulces favoritos (aun así, no andaba muy lejos), sin embargo, esta versión casera del mítico pastelito ha reordenado por completo mis preferencias. Es, sin duda alguna, la receta definitiva, es más, me atrevería a decir que ha superado con creces al original. Haced la prueba y veréis; será muy difícil que no acabéis por coméroslos todos de una sentada, uno detrás de otro, hasta no dejar ni las migas 😉

 

Cómo Hacer Pastelitos Pantera Rosa Caseros

Ingredientes para 9 bizcochitos:

·         65 g de azúcar blanco

·         Ralladura fina de ½ limón mediano (sólo la parte amarilla)

·         2 huevos (M)

·         ¼ cucharadita de sal

·         4 cucharaditas (20 ml) de leche

·         2 cucharaditas (10 ml) de aceite de girasol

·         1 cucharadita (5 ml) de zumo de limón

·         ½ cucharadita de extracto puro de vainilla

·         55 g de harina de trigo común

·         ¼ cucharadita de levadura química 

(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)

 


Cómo hacer los bizcochitos pantera rosa…

1.       Precalentamos el horno (eléctrico y sin aire) a 175ºC con calor arriba y abajo y colocamos la rejilla en la posición central del horno.

2.       Engrasamos ligeramente el molde de silicona con una fina película de spray desmoldante o mantequilla derretida y reservamos.

3.       Dividimos el azúcar en dos partes iguales y añadimos la ralladura de limón a una de ellas (reservamos al otra mitad). Seguidamente, con las yemas de los dedos friccionamos bien ambos ingredientes para que se liberen los aceites de la piel del limón y conseguir así un azúcar bien aromatizado. Reservamos.

4.       A continuación, separamos las yemas de las claras (reservamos las yemas en un cuenco amplio) y montamos las claras junto con la sal en un cuenco mediano con ayuda de unas varillas. Empezaremos a velocidad media para evitar que salpiquen. Cuando empiecen a adquirir cierta consistencia y blanqueen, incrementamos la velocidad y agregamos la otra mitad del azúcar de manera gradual. Seguiremos batiendo hasta conseguir un merengue firme y brillante. Reservamos.

5.       Con ayuda de las varillas, batimos ahora las yemas junto con el azúcar aromatizado (punto 3) hasta que la mezcla adquiera una consistencia densa y esponjosa y un color visiblemente más pálido.

6.       Seguidamente, añadimos la leche, el aceite, el zumo de limón y el extracto de vainilla y mezclamos hasta combinar por completo.

7.       Tamizamos ahora la harina junto con la levadura química y las incorporamos, también de forma gradual, a la mezcla anterior, mezclando suavemente con ayuda de una espátula de silicona o una cuchara de madera lo justo hasta obtener una mezcla más o menos uniforme.

8.       Finalmente, añadimos ⅓ de las claras montadas que teníamos reservadas a la mezcla anterior para aligerar la masa y, empleando siempre movimientos envolventes con la espátula, iremos integrando el resto del merengue poco a poco hasta integrarlo por completo, pero sin excedernos al mezclar o perderíamos el volumen conseguido.

9.       Seguidamente, rellenamos los huecos del molde hasta un poco más de la mitad de su capacidad con ayuda de un par de cucharas. Para asegurarnos de que la masa queda bien asentada y se ajusta bien a la forma de molde, daremos unos cuantos golpecitos contra la encimera; bastará con dejarlo caer sobre la encimera desde unos 10-15 cm de altura.

10.    Horneamos durante unos 15-18 minutos hasta que crezcan y se hayan dorado ligeramente en la superficie. Para asegurarnos de que han llegado a su punto óptimo de horno, podemos introducir un palillo en el centro siempre que éste no tiemble al mover ligeramente el molde; si sale limpio de migas, nuestros bizcochitos ya están listos.

11.    Retiramos del horno y dejamos enfriar dentro del molde durante unos 5 minutos antes de desmoldar (mermarán ligeramente una vez fuera del horno). Pasado este tiempo, desmoldamos los bizcochitos y dejamos enfriar por completo boca abajo (la cara lisa hacia abajo) sobre una rejilla.

 

Ingredientes para el relleno:

·         40 g de icing sugar (azúcar glas)

·         75 g de queso cremoso (tipo Philadelphia, Mascarpone… al gusto)

·         ¼ cucharadita de extracto de vainilla

·         80 ml de nata líquida para montar (mín. 35% MG), muy fría

 

Cómo hacer el relleno para los pastelitos Pantera Rosa…

1.       Tamizamos el azúcar glas y reservamos.

2.       En el cuenco de nuestra amasadora, equipada con el accesorio de pala, o un cuenco mediano con ayuda de unas varillas, batimos el queso cremoso lo justo hasta que quede suave y sin grumos, unos 3 minutos a velocidad media serán suficientes.

3.       Incorporamos entonces el extracto de vainilla y el azúcar glas, éste último de manera  gradual, y mezclamos a velocidad media hasta que quede todo bien combinado.

4.       En caso de utilizar amasadora, cambiamos ahora la pala por las varillas y, sin dejar de batir, vamos añadiendo poco a poco la nata líquida incrementando la velocidad conforme avanzamos sólo hasta que ésta quede perfectamente montada (si nos excedemos batiendo, el calor generado arruinará la consistencia de nuestro relleno).

5.       Una vez se hayan enfriado los bizcochitos, pasamos a rellenarlos con ayuda de una manga pastelera equipada con una boquilla especial para relleno. Introduciremos totalmente la punta de la boquilla por un extremo, la hacemos girar con cuidado para agrandar un poco la cavidad interior y presionamos la manga pastelera de manera uniforme al tiempo que la vamos extrayendo suavemente. A continuación, repetimos el proceso por el otro extremo, prestando siempre especial atención a la cantidad de presión empleada de forma que nuestros bizcochitos no acaben reventando.

 

Ingredientes para la cobertura:

·         250 g de Candy Melts rosas o chocolate blanco para cobertura*

·         25 g de manteca de cacao

·         *Colorante rosa apto para chocolate en caso de utilizar chocolate blanco

 

Cómo hacer la cobertura para bañar los pastelitos Pantera Rosa:

1.       En un bol apto para el microondas, derretimos los Candy Melts o el chocolate blanco junto con la manteca de cacao a media potencia e intervalos breves de tiempo para evitar que se nos queme, removiendo bien entre pausa y pausa.

2.       Una vez listo, añadimos el colorante poco a poco y mezclamos hasta conseguir un color homogéneo y consigamos el tono deseado.

3.       A continuación, empezamos a verterla sobre nuestros bizcochitos, colocados sobre una rejilla y ésta, a su vez, sobre una fuente o plato amplio para recoger el chocolate sobrante.

Para bañar los pastelitos pantera rosa (y otros dulces en general) el juego de rejilla y molde para bañar dulces de Wilton va fantástico

4.       Si la cobertura hubiera quedado algo clara sobre los bizcochitos, podemos volver a bañarlos con el chocolate sobrante.

5.       Dejamos enfriar sobre una rejilla hasta que la cobertura se solidifique por completo.

bizcochito pantera rosa

bizcochito pantera rosabizcochito pantera rosa

 

Notas:

–          Es mucho más sencillo separar las claras de las yemas cuando los huevos aún están fríos, aunque habremos de esperar a utilizarlos cuando estén a temperatura ambiente. A la hora de montar las claras, hemos de asegurarnos de que no ha caído ni rastro de la yema o nunca se montarían. De la misma manera, tanto el cuenco como las varillas que utilicemos para esta tarea han de estar totalmente limpias de grasa.

–          En el caso de la nata, es importante tener en cuenta de que cuanto más fría esté a la hora de montarla, mejor y más fácilmente se montará, por lo que conviene también enfriar el cuenco y las varillas a utilizar (podemos meterlos en la nevera un rato antes de utilizarlos).

–          Si el tipo de nata que vamos a usar tarda en montarse, es mejor que la montemos aparte y la incorporemos después a la mezcla de queso y azúcar, integrándola suavemente con ayuda de una espátula de silicona.

 

No me digáis que no apetece ponerse manos a la obra ya mismo para hacer estos pastelitos Pantera Rosa. ¡Aún no puedo creer lo ricos y auténticos que quedan!

 

Un abrazo,

Rosa

Resumen
recipe image
Receta
Pastelitos Pantera Rosa
Publicado en
Valoraciones
51star1star1star1star1star Based on 5 Review(s)