RUSSIAN TALES DE CHOCOLATE Y AVELLANA

Con este pintoresco nombre, Russian Tales (“cuentos rusos”; nada más verlos entendéis el por qué, ¿verdad?) de chocolate y avellana, os presento la receta de hoy, tan sugerente y cautivadora a simple vista como,desde luego, exquisita e inolvidable en cuanto entra en tu vida.

Y en un momentito os explico por qué éste es un bocado del todo especial: bajo ese hipnótico y deslumbrante exterior, nos espera una aterciopelada mousse de chocolate que en su interior, a su vez, nos tiene reservado un corazón crujiente de avellana y nutella. ¿Has recuperado ya el aliento?

 

La combinación de formas, texturas y sabores es todo un lujo para los sentidos. Estas navidades sorprende con unos Russian Tales de Chocolate y Avellana, no me digas que quedarían de cine en tu mesa ;)…

 

RECETA DE RUSSIAN TALES DE CHOCOLATE Y AVELLANA

 

 

Ingredientes (para 5 unidades):

(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)

20 g de Nutella®

50 g de avellanas trituradas (+ avellanas extra para decorar)

100 g de chocolate negro de coberturachocolate con leche de cobertura

150 ml de leche entera, bien caliente

2 yemas de huevo (L)

50 g de azúcar superfino (caster sugar)

45 ml de agua, fría

8 g (2 ½ cucharaditas) de gelatina en polvo

360 ml de nata líquida para montar (mín. 35% MG), muy fría

5 galletas de barquillo tipo waffle (yo he usado Butter Crisps)

250 g de cobertura espejo dorada

 

Elaboración de los Russian Tale de Chocolate y Avellana…

 

  • Para empezar, vamos a preparar unas deliciosas bolitas de avellana y nutella que serán en el corazón de nuestros Russian Tales. Calentamos ligeramente la nutella para que sea más fácil trabajar con ella y la combinamos con las avellanas trituradas hasta que éstas queden bien recubiertas. Seguidamente repartimos las avellanas con nutella en 5 porciones iguales y envolvemos cada una en film transparente formando una bola bien prieta, que llevaremos al congelador hasta su uso.

 

  • Pasamos entonces a preparar nuestros Russian Tales propiamente dichos. Comenzaremos poniendo el chocolate de cobertura dentro de un cuenco amplio. Reservamos hasta el momento de utilizar.

 

  • A continuación, calentamos la leche hasta que rompa a hervir y reservamos también.

 

  • En un cazo aparte (en frío, no al fuego) batimos las yemas de huevo junto con el azúcar con ayuda de unas varillas hasta obtener una consistencia densa y visiblemente más pálida.

 

  • Seguidamente y de manera gradual vamos añadiendo la mitad de la leche caliente a la mezcla de yemas y azúcar en un hilillo y sin dejar de remover para que las yemas no cuajen. Una vez quede todo bien combinado, ponemos el cazo a fuego suave y seguimos añadiendo el resto de la leche poco a poco e igualmente sin dejar de remover hasta que la mezcla espese ligeramente (no debemos dejar que la mezcla supere los 82ºC o las yemas se acabarán cuajando). Obtendremos una especie de natillas ligeras.

En este paso sería conveniente contar con un termómetro de cocina para evitar que la mezcla supere los 82 ºC

 

  • Una vez lista nuestra crema base, retiramos del fuego y colamos inmediatamente sobre el chocolate derretido que teníamos reservado, presionando bien sobre el fondo del colador con una espátula y rebañando la parte inferior para aprovechar hasta la última gota. Combinamos entonces con las varillas hasta conseguir una crema suave y homogénea y dejamos que se temple a temperatura ambiente, aunque conviene ir removiendo de vez en cuando para evitar que se forme una película reseca en la superficie.

 

  • En cuanto tengamos nuestra crema de chocolate casi a temperatura ambiente, colocamos el agua fría en un recipiente pequeño, espolvoreamos la gelatina y dejamos reposar durante unos 10 minutos hasta que ésta se hidrate bien y adquiera una textura como de gel.

 

  • En un recipiente amplio aparte, colocamos la nata líquida y empezamos a batir con unas varillas (eléctricas si es posible para mayor comodidad) a velocidad media inicialmente para evitar salpicaduras*. Conforme la nata vaya cogiendo cuerpo y montándose, incrementamos la velocidad y seguimos batiendo hasta que adquiera una consistencia semifirme; si quedara demasiado dura sería más difícil de combinar en el siguiente paso. En cualquier caso, es muy importante no excedernos montando la nata más allá de la consistencia correcta, pues de lo contrario se cortaría y tendríamos que descartarla. En este paso, si lo prefieres, puedes utilizar también nata vegetal.

 

  • A continuación, calentamos la gelatina durante unos 10 segundos en el microondas a potencia media (no ha de llegar a hervir) de forma que recupere el estado líquido inicial, la incorporamos a la crema de chocolate y removemos suavemente hasta combinar por completo.

 

  • Finalmente, incorporamos la nata montada a la mezcla anterior en un par de tandas, empleando en todo momento movimientos suaves y envolventes, con ayuda de una espátula para evitar perder el volumen conseguido hasta obtener una mezcla homogénea.

 

  • Rellenamos ahora las cavidades de molde Russian Tale (siempre bien encajado dentro del soporte) hasta llegar a 2 cm del borde. Para llevar a cabo este paso resulta muy útil contar con una manga pastelera, tanto por comodidad y precisión como por pulcritud (la mezcla es bastante densa y la abertura de las cavidades del molde estrecha). En cuanto tengamos los moldes casi rellenos, damos unos golpecitos contra la superficie de trabajo para asegurarnos de que la mezcla ha llegado del todo hasta el fondo y no quedan burbujas de aire atrapadas en el interior.

 

  • Retiramos entonces los corazones de avellana y nutella del congelador y los ponemos en el centro de cada cavidad, presionando ligeramente para que luego no queden huecos y terminamos de rellenar las cavidades cubriéndolas ya hasta el borde (sobrará algo de crema**). Para darles más estabilidad al desmoldar, colocamos una galleta de barquillo (que probablemente habremos de recortar para que tenga un diámetro ligeramente inferior al de la abertura) en la superficie. Cubrimos el molde con film transparente e introducimos en el congelador durante al menos 8 hrs.

 

  • Pasado este tiempo, desmoldamos con cuidado (para este paso es más que recomendable utilizar guantes de látex o vinilo para evitar dejar huellas en la superficie de nuestros Russian Tales) y depositamos sobre una rejilla bajo la cual habremos dispuesto un recipiente tipo bandeja para recoger el exceso de glaseado.

  • Para terminar, decoramos nuestros Russian Tales bañándolos con el glaseado espejo dorado de Silikomart. Para esta receta yo le he añadido 1 ½ cucharaditas de agua de forma que resultara más fácil de aplicar, consiguiendo así un acabado más uniforme. Además, una vez combinado con el agua añadida, habremos de calentarlo en el microondas durante unos 30 segundos a potencia media (podemos hacerlo en el mismo envase sin la tapa). Removemos bien hasta tener una mezcla suave y homogénea y la vertemos poco a poco y en círculo sobre los Russian Tales asegurándonos de que quedan cubiertos por completo. Servimos de inmediato o mantenemos refrigerados hasta su consumo (no más de 2-3 días).

El juego de Rejilla y molde para bañar dulces Wilton es ideal para bañar todo tipo de dulces

 

  • Como toque final, podemos decorarlos con unas cuantas avellanas trituradas extra alrededor de la base o por encima.

¡Listos! uno de los postres más bonitos y deliciosos para estas fiestas.

 

Notas:

– * Para montar la nata sin problemas es muy importante respetar la cantidad de materia grasa (MG) indicada; por debajo del 35% es muy difícil conseguir una buena consistencia. Para facilitar las cosas es imprescindible trabajar con la nata lo más fría posible. Si además tenemos en cuenta la previsión de introducir también en el frigorífico tanto el cuenco como las varillas que vayamos a utilizar antes de empezar con la receta, la nata se montará mucho mejor y más rápido.

– **Siempre puedes aprovechar la mezcla sobrante para rellenar unos vasitos de deliciosa y delicada mousse de chocolate (sólo necesitarás refrigerarlos un par de horas) e improvisar un postre sencillo pero delicioso.

 

Y con este exquisito y especial postre os deseo lo mejor hasta nuestra próxima cita. De verdad os animo a que hagáis la prueba estas fiestas (o la ocasión que elijáis), pero preparaos para ser profundamente adorados.

 

Un abrazo y ¡felices fiestas!

Rosa

Resumen
recipe image
Receta
Russian Tale de Chocolate y Avellana
Publicado en
Valoraciones
51star1star1star1star1star Based on 1 Review(s)