Hoy os traigo una fantástica tarta de café de tres texturas, conocida como tarta mágica, es una tarta muy sencilla de hacer y que sorprende a todos, ya que con la misma masa obtenemos tres texturas diferentes…. ¡si! ellas solitas se forman durante el horneado dando lugar a tres riquísimas capas, una firme parecida a un flan, otra más cremosa con textura tipo natillas y otra de ligero bizcocho.

Es una tarta diferente, de sabor exquisito y que puedes hacer de todos los sabores imaginables…

Tarta de café tres texturas o tarta mágica

 

Ingredientes:

– 140 gr de mantequilla

– 4 huevos

– 150 gr de icing sugar

– 120 gr de harina

– 500 ml de leche

– 2 cdas de café en pasta

– 1 cdta de vainilla en pasta

– unas gotitas de aroma de ron

– Sal

Utensilios:

molde alargado

Espátula

Batidor

bowls

papel de hornear

 

Precalentamos el horno a 150 ºC

Fundimos la mantequilla en el microondas o en un cazo y dejamos enfriar. Separamos las claras y las yemas con cuidado de que no caiga nada de yema en las claras. Batimos las yemas con el azúcar y añadimos el café en pasta, la vainilla en pasta y el aroma de ron.

Una vez que está lista la mezcla vertemos sobre ella la mantequilla fundida, la harina tamizada y la leche, mezclamos todo bien y reservamos. Ponemos las claras con una pizca de sal en un bowl y batimos a punto de nieve, cuando estén listas añadimos las claras poco a poco a la preparación mientras mezclamos con una espátula.

Tip! es importante verter los ingredientes en este orden

Cubrimos el molde con papel de hornear…

 la masa es muy líquida, mejor evitar los moldes desmontables o  casi seguro que se te escapa algo de masa…

vertemos la masa…

Esta tarta no sube, así que llena el molde unos 5-6 cm de altura para que no te quede demasiado finita.

y metemos al horno durante unos 50 minutos. Con esta tarta el truco de meter el palillo para ver si está lista no nos servirá… ya que al sacarlo estará húmedo aunque la tarta ya esté lista, es normal, ya que la tarta se termina de cuajar mientras se enfría, déjala enfriar completamente y luego métela en el frigorífico  2-3 horas.

Tampoco te extrañes si al sacarla del horno se mueve como un flan… así tiene que ser 🙂

Espolvoreamos un poquito de icing sugar sobre la tarta y… ahí esta… ¿a que se ve deliciosa?

 

cafe

 

Un abrazo,

Mayte