Tarta San Valentín de Champagne y fresas ¿Quién no ha oído hablar del poder de seducción de esta magnífica combinación? Se trata así de todo un clásico que lleva conquistando el paladar de muchos (no necesariamente enamorados para empezar) durante quién sabe cuánto tiempo… Irresistible por definición, ¿no creéis?

En esta ocasión, el champagne (o cava, lo que prefiramos) forma parte de la mezcla del bizcocho y las fresas las reservaremos para el relleno y cobertura. Y por si no fuera suficiente, terminaremos por cubrir nuestra tarta con una deliciosa y más que vistosa capa de chocolate.

Y aun con todo, esta tarta no sólo te conquistará por su sugerente combinación de sabores y texturas; su interior esconde además una sorpresa de lo más romántica y cautivadora, así que estarás deseando descubrirla lo antes posible. Si a simple vista te enamora esta tarta San Valentín, ¡espera a probarla!

 

TARTA SAN VALENTÍN DE FRESAS Y CHAMPAGNE

Ingredientes para el bizcocho (14-16 raciones): 

  • 350 g de harina de trigo floja
  • 3 cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • ½ cucharadita de sal
  • 6 claras de huevo (L); unos 180 g aprox.
  • 180 ml de buttermilk
  • 80 ml de cava o champagne
  • 350 g de azúcar blanco
  • Ralladura fina de un limón mediano (sólo la parte amarilla)
  • 170 g de mantequilla sin sal
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla

(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario) 


Elaboración d
el bizcocho:

1. Empezamos precalentando el horno (eléctrico y sin aire) a 175ºC y colocamos la rejilla del horno a media altura.

2. Engrasamos bien (fondo y laterales) el molde con spray desmoldante, ayudándonos con un pincel de repostería para repartirlo uniformemente y asegurarnos de que cada rincón queda bien recubierto. Reservamos.

3. Por un lado, en un cuenco grande tamizamos juntos la harina, la levadura química, el bicarbonato sódico, la sal y mezclamos bien con ayuda de unas varillas hasta que quede todo perfectamente combinado. Reservamos.

4. Por otra parte, en otro cuenco mediano, mezclamos las claras de huevo junto con el buttermilk y el cava (o champagne) hasta conseguir una mezcla homogénea. Reservamos igualmente.

5. En el cuenco de nuestra amasadora, equipada con el accesorio de pala (o en un cuenco grande), colocamos el azúcar y la ralladura de limón y, con las yemas de los dedos, friccionamos bien de forma que los aceites de la piel del limón se liberen y el azúcar quede impregnado de todo su aroma.

6. A continuación, añadimos la mantequilla y mezclamos a velocidad media-alta durante unos 3-4 minutos hasta conseguir una mezcla cremosa y esponjosa.

7. Seguidamente, agregamos el extracto de vainilla y mezclamos con suavidad hasta integrar por completo.

8. Incorporamos entonces los ingredientes que teníamos reservados alternándolos de la siguiente forma: ⅓ de los ingredientes secos (punto 3), ½ de los ingredientes húmedos (punto 4), ⅓ de ingredientes secos, ½ de ingredientes húmedos y el último ⅓ de ingredientes secos. Es decir, empezamos y acabamos con los ingredientes secos, mezclando después cada adición sólo lo justo para integrar los ingredientes.

9. Dividimos la masa entre ambos moldes y damos unos golpecitos suaves contra la superficie de trabajo para que se nivelen bien y se libere cualquier burbuja de aire que haya podido quedar atrapada en el interior de la masa.

10. Horneamos durante 30-35 minutos. Antes de sacar los bizcochos, comprobaremos que estén bien horneados insertando una brocheta o palillo en el centro; si sale limpio ya están listos, si no, iremos comprobando cada par de minutos hasta que lo haga.

11. Una vez horneados, retiramos del horno y los dejamos enfriar en sus moldes sobre una rejilla durante 10-15 minutos.

12. Finalmente, desmoldamos los bizcochos y los dejamos enfriar por completo con la cara lisa sobre la rejilla antes de aplicar el relleno y la cobertura. (Si tenemos tiempo, una vez fríos, envolvemos nuestros bizcochos en film transparente individualmente y los dejamos en el frigorífico durante toda la noche para que se asienten mejor la miga y los sabores; el montaje de la tarta San Valentín, además, será mucho más sencillo.)

 

Preparación del buttercream de fresas para la tarta San Valentín:

Ingredientes para el buttercream de fresas:

  • 225 g de mantequilla sin sal
  • 345-400 g de icing sugar (azúcar glas)
  • 200 g de fresas

1. Lavamos, limpiamos (retiramos el pedúnculo) y trituramos las fresas con la batidora. Seguidamente, si queremos deshacernos de las semillas, pasamos el puré de fresas por un colador de malla medio fina y reservamos.

2. En un cuenco grande, tamizamos el azúcar glas y también reservamos.

3. A continuación, batimos la mantequilla en la amasadora con el accesorio de pala a velocidad media durante 1-2 minutos o hasta que adquiera una textura cremosa.

4. Seguidamente, incorporamos el azúcar glas progresivamente y a la velocidad más baja para evitar que se forme una nube de polvo de azúcar a nuestro alrededor. Una vez añadido todo el azúcar, aumentamos la velocidad a media-alta hasta conseguir una mezcla esponjosa y más clara (unos 4-5 minutos).

5. Finalmente, añadimos el puré de fresas y mezclamos bien hasta conseguir una mezcla homogénea.

Preparación de la ganache de chocolate para decorar la tarta:

Ingredientes para la ganache de chocolate:

 

1. Colocamos el chocolate en gotas en un cuenco mediano resistente al calor.

2. En un cazo pequeño, llevamos la nata a ebullición. Una vez hierva, la vertemos inmediatamente sobre el chocolate en gotas y dejamos reposar durante 1 minuto.

3. Seguidamente, removemos suavemente con una espátula de silicona hasta combinar por completo y dejamos templar. La consistencia final a la hora de decorar nuestra tarta deberá ser lo bastante fluida como para que podamos conseguir ese efecto “dripping”, pero suficientemente densa como para que se mantenga sobre la tarta y parcialmente en los laterales.

 

Montaje de la tarta San Valentín:

1. Para empezar, rellenaremos la cavidad de cada bizcocho con el buttercream de fresas con cuidado de no salirnos y mancharlos y de no sobrepasar el borde. Una vez aplicado el relleno ya no podremos distinguirlos fácilmente, por lo que no hemos de perder de vista cuál es el que ha de ir en la base (el de la cavidad más profunda y lisa) y cuál sobre éste (el que muestra dos niveles distintos de relieve).

Tarta San Valentin

Seguidamente y con mucha atención, colocaremos el bizcocho superior boca abajo sobre el bizcocho de la base (el de la cavidad más profunda y lisa), asegurándonos de que queda perfectamente centrado a la primera, encerrando así el relleno en el interior.

Tarta San Valentin

A continuación, aplicamos una fina capa de buttercream en los laterales con ayuda de una espátula larga y refrigeramos unos 20-30 minutos.

Pasado este tiempo, retiramos nuestra tarta del frigorífico y aplicamos una nueva y definitiva capa de cobertura sobre la primera, procurando que quede uniforme.

Finalmente, cubrimos la superficie superior de nuestra tarta San Valentín con la ganache de chocolate dejando que caiga parcialmente alrededor del borde para conseguir el efecto “dripping” o “goteo”. Este paso resulta mucho más sencillo si nos servimos de un biberón para salsas para controlar la cantidad de ganache que queremos que caiga por los laterales.

Tarta San Valentin

Decoramos con algunas fresas frescas bañadas en la misma ganache de chocolate y ya tenemos nuestra tarta lista para servir y celebrar.

Tarta San Valentin

Se ha de conservar en la nevera bien cubierta (se mantiene refrigerada 3-4 días). Antes de consumir, dejar unos 15 minutos a temperatura ambiente fuera del frigorífico para que se aclimate.

Notas:

  • Si la textura final del buttercream hubiera quedado demasiado densa, podemos rebajarla con 1-2 cucharadas de leche; la añadiremos poco a poco hasta lograr la consistencia deseada. Si por el contrario quedara demasiado líquida, añadiríamos más azúcar glas, siempre tamizado y de forma gradual, hasta dar con la consistencia idónea.
  • Si no encuentras una versión comercial de buttermilk, has de saber que puedes hacerlo en casa en un pispás; tan sólo habrás de añadir 15 ml (1 cucharada) de zumo de limón a 240 ml (1 taza) de leche, dejar reposar la mezcla durante unos 10 minutos y lista para utilizar en tus recetas. El buttermilk es un lácteo que aporta una gran jugosidad a la miga de nuestros bizcochos.
  • Si la ganache de chocolate se hubiera enfriado en exceso a la hora de aplicarla y quedara demasiado densa; unos minutos al baño María le devolverán la consistencia idónea.

 

Tal y como te podrás imaginar, será difícil que no se rindan a tus pies al primer bocado (o incluso a primera vista). Así que, ¡feliz San Valentín!

Si te ha gustado la receta ¡Compártela! así la disfrutará mas gente 🙂

Rosa

Resumen
recipe image
Receta
Tarta San Valentín de Fresas y Champagne
Publicado en
Valoraciones
51star1star1star1star1star Based on 4 Review(s)