Me encanta el olor de un buen brioche recién hecho. Siempre pienso “huele a gloria…”. Y es que usando unos buenos ingredientes y con un poco de paciencia, puedes tener unos desayunos y meriendas que ya los quisiera un rey.

Con esta receta de brioche de vainilla, chocolate y con semillas de amapola conseguirás un brioche tierno, nada pesado, y su sabor siempre te dejará con ganas de probar un trocito más.

Receta de trenza de brioche bicolor con semillas de amapola:

 

Ingredientes:
– 200 gr de harina de fuerza (13% proteína)
– 8 gr de levadura fresca
– 60 gr de azúcar
– 1 cucharadita de extracto de vainilla
– 20 gr de cacao en polvo sin azúcar
– 80 gr de mantequilla en pomada
– 70 gr de leche
– 1 huevos “L”
– 5 gr de sal
– 1 cucharada de semillas de amapola
– ¼ vaso de leche + 2 cucharaditas de azúcar para pincelar


Elaboración del brioche trenzado bicolor…

  • Hacemos una masa previa templando la leche y disolviendo la levadura en ella. Añadimos 2 cucharadas de la harina, removemos y dejamos reposar tapada con un paño durante 30 minutos. La masa estará burbujeante. ¡ahí hay vidilla!
  • En el bol de la amasadora echaremos la harina restante, el azúcar, la sal, la vainilla, el huevo y nuestra masa previa. Amasamos a velocidad media con el accesorio de gancho hasta obtener una masa homogénea.
  • Agregamos las semillas de amapola y seguimos amasando hasta ver que el gluten aparece (verás las fibrillas en la masa). En este punto tendremos una masa pegajosa.
  • Ahora añadiremos la mantequilla en taquitos. Al principio puede parecer que no se integra, pero conforme vayamos amasando, verás que la masa la acepta muy bien y que ésta se vuelve lisa y se va haciendo cada vez menos pegajosa, hasta que ya no se pega a las paredes del bol y se torna elástica…¡una preciosidad, vamos!

Puedes acabar de amasar con el gancho o a mano utilizando la técnica del amasado francés o de Bertinet. A mí me encanta, ya que encuentro que es una forma genial de comprobar de primera mano el estado de la masa.

El amasado de Bertinet consiste en coger la masa por un lateral con las dos manos, dejándola caer sobre la mesa (sin soltarla), estirarla hacia uno mismo y doblarla hacia adelante. Repetir el proceso varias veces

  • Dividimos la masa en dos partes iguales. Reservaremos una en un bol ligeramente untado con aceite tapada con film  guardada en la nevera.
  • A la otra masa le añadiremos el cacao en polvo. Amasamos para que el cacao se integre bien en la masa. Cuando lo tengamos, procedemos de la misma forma que con la otra parte de la masa, dejándola en un bol aceitado y tapado con film en la nevera.
  • Deja reposar ambas masas durante toda la noche.
  • Al día siguiente, verás como han aumentado su volumen y están listas para usar.
  • Antes que nada, desgasa ambas masas apretándolas ligeramente con la mano. Escucharás como sale el gas de la fermentación.
  • Divide cada masa en dos partes iguales y haz un cordón con cada una de ellas. Los cordones deben ser igual de largos que el largo del molde que utilices. Al trenzarlas quedarán algo más pequeñas que el molde, lo que es perfecto. Hay que dejar un poco de espacio a la masa.
  • Para hacer el trenzado, colocamos los 4 cordones de masa alternándolos (claro-oscuro-claro-oscuro) uno al lado del otro sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada.

Para hacer la trenza siempre manejaremos el cordón que está a la derecha (en este caso oscuro) y trabajaremos de derecha a izquierda, pasándolo por debajo del cordón de al lado, por encima del siguiente y por debajo de el último, dejando el resto del cordón a la izquierda.

Ahora el cordón que está a la derecha es de color claro. Hacemos lo mismo que con el anterior y repetimos el proceso hasta acabar la trenza.

  • Preparamos el molde colocando una tira ancha de papel de hornear que pase por el fondo y laterales (así será muy sencillo desmoldar el brioche) y untándolo con spray desmoldante o con mantequilla. Reservamos.
  • Metemos nuestra trenza en el molde escondiendo las puntas por debajo y la pincelamos con la mezcla de leche y azúcar. La dejamos fermentar en un lugar seco y cerrado (dentro del horno apagado es un sitio perfecto) durante 40 ó 50 minutos. Veremos como aumenta su tamaño hasta casi doblarlo.
  • Precalentamos el horno a 180ºC, pincelamos nuestra trenza de nuevo con la mezcla y horneamos sobre una rejilla a altura media durante 30-35 minutos. Verás que el brioche toma un precioso color dorado.
  • Si ves que ya está suficientemente dorado pero aún no está hecho, coloca sobre él un trozo de papel de hornear para evitar que se dore en exceso.
  • Sacamos nuestro molde y lo dejamos enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos. Después podremos desmoldar y dejar enfriar nuestra trenza completamente.

¡A disfrutar! Que para eso nos lo hemos currado, ¿no?

No tengas miedo de hacer esta receta. Es cierto que tener una amasadora facilita el trabajo, aunque puedes elaborarlo completamente a mano, aunque es un poquito más cansado debido al largo amasado que todo brioche requiere.

Respeta los tiempos de reposo de la masa, ten paciencia y todo irá bien. Y si aún así tienes dudas… ¡estaré encantada de solucionártelas!

receta brioche trenzado

receta brioche trenzado

receta brioche trenzado

 

Hasta pronto,

Ana Cristina

Resumen
recipe image
Receta
Receta Brioche Trenzado
Publicado en
Valoraciones
51star1star1star1star1star Based on 6 Review(s)